miércoles, 18 de mayo de 2011

DEFORMIDADES DEL TORAX -(Pectus Excavatum & Pectus Carinatum)-


  
La patología malformativa más frecuente, que se desarrolla en la niñez o en la pubertad y que llama la atención o preocupa, es el pectus excavatum o pecho excavado (esternón hundido, se estima que este defecto se produce en 1 de cada 700 - 1 000 recién nacidos vivos y es más frecuente en el sexo masculino. La regresión espontánea o cualquier mejoría parcial de este defecto es infrecuente. Esta enfermedad se asocia a otras anormalidades del sistema músculo esquelético, frecuentemente a la escoliosis. En un porcentaje menor puede aparecer después del nacimiento, especialmente en trastornos congénitos del tejido conectivo muscular como en el Sd de Marfan y Ehlers Danlos. ).




El pectus carinatum o pecho en quilla o en forma de paloma buchona (esternón abultado), que es exactamente lo contrario al anterior.

Se producen por un trastorno en el desarrollo de los cartílagos costales, ya que su crecimiento de atrás hacia adelante (desde la costilla al esternón o hueso medio de la cara anterior del tórax) no termina en la línea de contacto con el esternón, sino que continúa dicho crecimiento y entonces los cartílagos tienen que hundirse o salir hacia fuera (prolapso), arrastrando consigo al esternón, con el consiguiente hundimiento o abultamiento del mismo.

En 1 de cada 400 personas aproximadamente, tiene un desorden genético que causa un acelerado crecimiento de 4 o más cartílagos costales a cada lado entre el esternon y las costillas laterales.

Una tercera patología sería el "Pectus arcuatum": Es un tercer tipo de anomalía, poco frecuente. Hay un alto risco en la parte superior del esternón, mientras que el resto del pecho presenta una forma más plana. Se produce en aproximadamente 4 de cada 1.000 personas y es más común en los hombres.

Los chicos, ¿nacen con esta problemática o les aparece después?
--El "pecho de paloma", en general, aparece en la pubertad. El "pecho hundido" se da en la primera infancia, con la posibilidad de agravarse (o no) con el crecimiento.

--¿Por qué se acude a la consulta?
--Muchos de estos chicos son buenos nadadores o deportistas, cuando hacen caso a la indicación médica de tratar de curarlo con el deporte. Pero vienen porque no mejoraron, porque se cansan o porque quieren estar mejor. Es decir, el deporte es algo que pueden y deben hacer. Puede corregir estados posturales, aunque no el mandato genético que tienen, de un crecimiento anómalo de los cartílagos ubicados entre las costillas y el esternón.

¿Qué importancia tienen estas deformidades?

**Pequeñas deformaciones.

En esta situación predomina el daño estético y asociado a él grados variables de trastornos de la personalidad, que hacen al paciente retraído socialmente, con tendencia a la soledad y en líneas generales puede desarrollar un complejo psico-físico de muy diverso alcance.
A la exploración cardiopulmonar no se aprecian alteraciones tanto a nivel de compresión sobre órganos o sistemas del interior del tórax, como a nivel de alteración de la función de los mismos.
En estos casos no se recomienda la corrección quirúrgica ya que no aporta beneficios físicos que justifiquen el traumatismo quirúrgico.
Hay que huir de las correcciones estéticas, encaminadas a rellenar con sustancias inertes la deformidad en cuestión, pero si el daño psicológico es tan grande que no se acepta la situación física de ninguna manera, es mejor ir a la corrección quirúrgica que en todo caso algún beneficio aportará.

**Medianas malformaciones.

Éstas son las más discutidas en cuanto a su tratamiento. Por una parte son malformaciones importantes pero que no influyen, al menos aparentemente, en la función del corazón (cavidades cardíacas derechas), ni en la del pulmón (valorada mediante exploración funcional respiratoria).
Por otra parte, como he dicho son malformaciones que llaman la atención con lo que la influencia psicológica de la deformidad es importante.
Pues bien ante estos casos hay dos tendencias:
*La que no es partidaria de una corrección quirúrgica debido a que la malformación no influye sobre el normal funcionamiento del organismo.
*La que realizando correcciones quirúrgicas sistemáticas de estos procesos han observado una mejoría, no mensurable, en el postoperatorio de dichos pacientes, los cuales dicen sentir una sensación de libertad respiratoria por lo que se sienten satisfechos de la intervención.

** Grandes malformaciones

En esta situación, ocurre que las vísceras torácicas están comprimidas por los huesos del tórax por lo que existe una restricción severa de la ventilación pulmonar y existe un déficit de llenado de sangre en las cavidades derechas del corazón, infecciones respiratorias frecuentes, intolerancia al ejercicio y dolor torácico. Existe compromiso vital para el paciente. La indicación de tratamiento es clara: corrección quirúrgica.

¿En qué consiste la corrección quirúrgica?

La cirugía de las deformaciones del tórax en lo referente al pectus excavatum o al pectus carinatum consiste en la reducción del tamaño de los cartílagos costales, para poder poner el esternón a la altura adecuada, tanto si está hundido (excavatum), como abultado o salido hacia fuera (carinatum), así como diversas actuaciones sobre el esternón a manera de tallas o cuñas en el mismo, para recuperar lo más posible su forma natural de hueso recto y plano.
En un siguiente paso se seccionan los cartílagos que estén afectados a ambos lados y se acortan, en la longitud que se necesite, para luego poder suturarlos cuando el esternón esté en su sitio.
Para mantener la estabilidad del tórax a veces, en los casos más laboriosos, se precisa dejar una lámina metálica, maleable, que adopta la forma que queremos en que quede el esternón, durante el tiempo necesario para que se suelden los cartílagos y las cuñas de hueso del esternón.
Por último se suturan los músculos pectorales, los cuales han sido seccionados de sus puntos de inserción en los cartílagos costales, en la línea media, con lo cual se refuerza la zona intervenida y después la piel, dejando unos drenajes debajo de la misma para que no se acumule sangre, durante 24-48 horas.

El riesgo de esta intervención es el común a todas las intervenciones, es decir, un riesgo normal o natural que se conoce y se tiene bajo control. No existe un riesgo especial.

""Lo único que hay que advertir siempre, es que con la cirugía que se describe se pretende una mejora orgánica fundamentalmente y una mejora estética en segundo lugar. Por lo tanto, no se deben cifrar todas las esperanzas de los resultados en la corrección estética puesto que aunque se consigue una mejoría llamativa, nunca se llega a la situación de un tórax que no ha padecido esta malformación.""

Con éxito se realizaron, últimamente, en Bahía Blanca, dos intervenciones destinadas a superar el hundimiento de tórax (pectus excavatum).
La técnica, que también permite superar el llamado "pecho de paloma" (pectus carinatum ) no es nueva, pero se aplicó por primera vez en nuestro medio, a dos jóvenes de 14 y 17 años.
Es diferente a la convencional, que se viene utilizando desde hace años en Bahía Blanca.
Se caracteriza por ser mínimamente invasiva, poco cruenta y que no genera ningún tipo de disección de los tejidos, con resultados cosmetológicos muy buenos.
Responsable de la intervención fue el doctor Carlos Fraire, especialista en cirugía infantil, quien se desempeña como cirujano principal del servicio de Cirugía del hospital Garrahan.
Lo secundaron la doctora Aixa Reusmann, cirujana pediatra del Garraham, y el doctor Juan Martorelli, especialista en cirugía infantil del hospital municipal "Dr. Leónidas Lucero".

Para ver más:
http://www.lanueva.com/edicion_impresa/nota/13/12/2009/9cd153.prt


Fuentes:

Dr. Eduardo Alcaraz Manzano
Médico Especialista en Cirugía Torácica
Jefe del Servicio de Cirugía Torácica
Hospital de Basurto (Bilbao)
http://www.saludalia.com/Saludalia/servlets/contenido/jsp/parserurl.jsp?url=web_saludalia%2Fcirugia%2Fdoc%2Fcirugia%2Fdoc%2Fcirugia_toracica%2Fdoc%2Fdoc_deformidades_torax.xml


http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0370-41062002000300007&script=sci_arttext

http://www.sup.org.uy/Descarga/rc_2009/29_05_2009/1.ppt#372,11,Malformaciones torácicas en el niño

2 comentarios:

  1. Hola doctor me llamo Nahuel tengo 15 años, juego al tenis, soy de Tucuman, tengo pectus excavatum quiero saber la dirección de la central del tratamiento de pectus de buenos aires y cuales son los especialistas del tratamiento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOLA NAHUEL... YO SOLO PUBLIQUÉ LA NOTA QUE LE HICIERON AL MÉDICO PORQUE ME PARECÍA MUY INTERESANTE PERO EL MÉDICO QUE FUÉ COSULTADO ES :
      el doctor Carlos Fraire, especialista en cirugía infantil, quien se desempeña como cirujano principal del servicio de Cirugía del hospital Garrahan.
      Lo secundaron la doctora Aixa Reusmann, cirujana pediatra del Garraham, y el doctor Juan Martorelli, especialista en cirugía infantil del hospital municipal "Dr. Leónidas Lucero".

      TE ACONSEJO QUE TE CONTACTES CON EL HOSPITAL GÁRRAHAM Y CONSULTES POR EL MÉDICO CARLOS FRAIRE PARA PREGUNTARLE DIRECTAMENTE A ÉL Y CREO QUE EL LUGAR DONDE SE TRATÓ ESTE PROBLEMA ES EL MISMO HOSPITAL. UN ABRAZO GRANDE !!!!

      Eliminar

Butterfly Landing On PointerMonarch Butterfly 2Cute Pink Flying ButterflyCute Pink Flying ButterflyRed ButterflyZebra