viernes, 3 de junio de 2011

ENURESIS E INCONTINENCIA

"La enuresis es común. Más de 5 millones de niños en los Estados Unidos se orinan en la cama por la noche".

La ENURESIS  es común en los niños con hiperlaxitud, por eso en esta nota cuando dicen que 1º se deben  "descartar problemas físicos, no podemos descartar la hiperlaxitud como la causa de la enuresis.

La enuresis es un término médico que se define como la persistencia de micciones incontroladas más allá de la edad en la que se alcanza el control vesical (4-5 años como edad extrema).

Me volví loca con esto !!!! no por el hecho de lavar sábanas sino por la incomprensión y la lucha para evitar los regaños innecesarios ... yo sabía que la hiperlaxitud tenía algo que ver !!!! pero nunca me escucharon ...


Clasificación

Atendiendo al momento del día de su manifestación, se clasifica en: diurna, cuando la pérdida involuntaria de orina ocurre durante las horas del día, o nocturna, cuando sucede durante el sueño, siendo esta última la más frecuente.

Por otra parte, se distingue entre: primaria, cuando el niño no ha llegado a controlar la micción durante un periodo continuado de al menos 6 meses, y secundaria, cuando ha existido un periodo previo de control de la vejiga. El 80% de las enuresis son primarias.

Enuresis diurna

Su prevalencia es notablemente inferior a la nocturna, dandose en el 10% de la población infantil entre 4 y 6 años. La padecen el doble de niñas que de niños, al contrario que en la nocturna. Es más frecuente en niños con problemas mentales.

Enuresis nocturna

La enuresis nocturna es la pérdida involuntaria de orina que sucede durante el sueño. Esta enfermedad, al igual que el sonambulismo y los terrores nocturnos, es otra parasomnia que se produce durante el sueño de ondas lentas.

Eneuresis nocturna primaria

En la eneuresis nocturna primaria, los trastornos psicológicos casi siempre son el resultado de una enuresis y solo raramente son la causa.

Según la Asociación Americana de Psiquiatría las posibles etiologías de la enuresis nocturna primaria consisten en un retraso del desarrollo, un factor genético, desórdenes del sueño y alteraciones de los niveles de hormona antidiurética (ADH). Por otra parte, siempre se deben excluir causas secundarias como alteraciones neurológicas, infecciones urinarias y malformaciones anatómicas de ureteres, vejiga y uretra. Otra causa de enuresis nocturna es la neuroglucopenia, hipoglicemia que afecta sistema nervioso central, producida por sobreinsulinizacion en paciente diabetico quien normalmente presenta dentro de su enfermedad poliuria.

Antes de los 5 o 6 años de edad, la enuresis nocturna debe considerarse probablemente como una característica normal del desarrollo. Este trastorno suele mejorar de forma espontánea en la pubertad, y tiene una prevalecencia en la adolescencia tardía del 1 a 3%, siendo poco frecuente en la edad adulta. La edad umbral para el inicio del tratamiento depende de la preocupación de los padres y del paciente con respecto al problema. La persistencia de la enuresis en la adolescencia y en la edad adulta puede reflejar la presencia de SIDA, gonorrea, u otras enfermedades de transmisión sexual.

Eneuresis nocturna secundaria

En los individuos de mayor edad con enuresis se debe establecer una distinción entre la enuresis primaria y la secundaria; esta última se define como la enuresis en pacientes que han sido completamente continentes durante 6 a 12 meses. A diferencia de la eneuresis nocturna primaria, en la secundaria casi siempre la causa es psicológica. Entre las causas más importantes de enuresis secundaria hay que citar los trastornos emocionales, las infecciones del aparato urinario, las lesiones de la cauda equina, la epilepsia, la apnea del sueño y las malformaciones del aparato urinario. En los pacientes con enuresis secundaria, se debe descartar la presencia de alguna causa subyacente.


Tratamiento

No hacer nada o castigar al niño son respuestas comunes a la enuresis, pero ninguna de ellas ayuda. Lo recomendable es darle seguridad al niño de que la enuresis es común y que se puede aliviar.




Empiece asegurándose de que el niño vaya al baño en los momentos normales durante el día y la noche y que no retenga la orina durante períodos de tiempo prolongados. Asimismo, asegúrese de que el niño vaya al baño antes de irse a dormir. Se puede reducir la cantidad de líquido que el niño toma varias horas antes de ir a dormir, pero esto solo no es un tratamiento para la enuresis. Los líquidos no se deben restringir de manera excesiva.

Las alarmas para enuresis son otro método que se puede utilizar junto con el sistema de recompensas. Las alarmas son pequeñas y están fácilmente disponibles sin receta en muchas tiendas.

La alarma despierta al niño o padre cuando el primero comienza a orinar, de manera que el niño puede levantarse y usar el baño. El entrenamiento para usar la alarma puede tomar varios meses para que funcione apropiadamente y es posible que se necesite entrenar al niño más de una vez. Las alarmas para la enuresis tienen una tasa de efectividad alta si se utilizan de forma constante.

Una vez que el niño no se orine en la cama durante 3 semanas, continúe usando la alarma durante otras 2 semanas y luego suspenda.

Un medicamento de receta como DDAVP (desmopresina) está disponible para tratar la enuresis, al disminuir la cantidad de orina producida en la noche. Este medicamento es fácil de usar y brinda resultados rápidos. Se puede utilizar por poco tiempo en caso de pasar la noche en otra parte o se puede recetar para su uso prolongado durante meses. El médico puede recomendar la suspensión del medicamento en diferentes momentos para ver si la enuresis ha desaparecido.

Algunas fuentes encuentran que las alarmas para enuresis combinadas con medicamentos producen el mayor número de curaciones.

Para los niños con enuresis secundaria, el médico buscará la causa del problema antes de recomendar un tratamiento.

Esta afección no implica ninguna amenaza para la salud del niño, siempre y cuando su causa no sea física. El niño puede sentir vergüenza o pérdida de la autoestima debido al problema, por lo que es importante darle seguridad. La mayoría de los niños responden a algún tipo de tratamiento.
Posibles complicaciones

Se pueden desarrollar complicaciones si se hace caso omiso a la presencia de una causa física de esta afección. De la misma forma, se pueden presentar complicaciones de tipo psicosocial si el problema no se enfrenta de manera efectiva y en el momento oportuno.

No olvide mencionarle el problema de la enuresis al pediatra. A los niños se les debe hacer un examen físico y un examen de orina para descartar la presencia de infección urinaria u otras causas.

Si el niño está presentando dolor al orinar, fiebre o sangre en la orina, consulte con el pediatra de inmediato.


INCONTINENCIA

La incontinencia es más común en las personas de edad avanzada. Las mujeres tienen mayores probabilidades que los hombres de sufrir de incontinencia urinaria.

Los bebés y los niños hasta la edad en que aprenden a ir al baño no se consideran incontinentes sino que simplemente no han aprendido. Los accidentes ocasionales son normales en los niños hasta los 6 años. Las niñas pequeñas (y a veces las adolescentes) pueden tener una pequeña fuga de orina al reír.

La micción nocturna en los niños es normal hasta la edad de 5 ó 6 años.

MICCIÓN NORMAL

Normalmente, la vejiga comienza a llenarse con orina proveniente de los riñones y se va estirando para acomodar la creciente cantidad de ésta.

La primera sensación de ganas de orinar aparece cuando se han almacenado cerca de unos 200 ml de orina (un poco menos de una taza) en la vejiga. Un sistema nervioso sano responde ante esta sensación de estiramiento alertándolo a uno sobre las ganas de orinar, permitiendo a la vez que la vejiga se siga llenando.

La persona promedio puede retener entre 350 y 550 ml (más de 2 tazas) de orina. Dos músculos ayudan a controlar el flujo de orina:
El esfínter (los músculos circulares que rodean la abertura de la vejiga) tiene que ser capaz de contraerse para impedir el escape de orina.
El músculo de la pared vesical (detrusor) tiene que permanecer relajado de manera que la vejiga se pueda expandir.

Cuando llega el momento de vaciar la vejiga, el músculo de la pared vesical (detrusor) se contrae o comprime para forzar la orina a salir de la vejiga. Antes de que este músculo se comprima, el cuerpo debe ser capaz de relajar el esfínter para permitir que la orina salga del cuerpo.

La capacidad para controlar la micción depende del hecho de tener una anatomía normal, un sistema nervioso funcionando normalmente y la capacidad para reconocer y responder a las ganas de orinar.


Existe una variedad de productos disponibles para el manejo del escape de orina asociado con la incontinencia urinaria. La selección de un producto específico depende de varios factores, tales como:
Cantidad de pérdida de orina
Comodidad
Costo
Durabilidad
Facilidad de uso
Capacidad para controlar olores
Patrón de pérdida urinaria


No solo para adultos, tambien para adolescentes... pero los pediatras tienen opiniones divididas:
♦no usarlos para que el chico aprenda a controlarlo y no rebajarlo a "bebé"
 ♦los que opinan que si el problema es importante y lo hace quedar mal adelante de medio mundo que lo use porque es peor el daño psicológico del papelón ....

Bueno... un tema para hablar con el pediatra de su hijo personalmente !!!


FUENTES
http://eda.web.officelive.com/edashl_en_la_infancia.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Enuresis
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001556.htm
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003973.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Butterfly Landing On PointerMonarch Butterfly 2Cute Pink Flying ButterflyCute Pink Flying ButterflyRed ButterflyZebra