martes, 12 de julio de 2016

Teoría de las cucharas...

El término de las cucharas fue acuñado por Christine Miserandino en su sitio web llamado "Pero no te ves Enferma". En el artículo "La Teoría de las Cucharas" recordó una conversación, en la que un amigo cercano y compañero de cuarto le preguntó acerca de cómo se siente tener lupus. Como los dos estaban en un restaurant, Miserandino espontáneamente tomó cucharas de las mesas cercanas para utilizarlas como ayuda visual. Se las entregó a su amigo, y entonces le pidió que describiera los acontecimientos de un día típico, quitándole una cuchara luego de cada actividad hipotética. De este modo pudo ilustrar que las cucharas, o energía, tenían que ser racionadas para evitar que se terminen antes del fin del día. Miserandino también afirmó que es posible de superar el límite diario, pero eso significaría "tomar prestadas" las del futuro, y puede resultar en no tener cucharas suficientes para el día siguiente.
Las cucharas podrían ser restauradas después de una noche de descanso. Aun así, las personas con enfermedades autoinmunes también pueden tener desórdenes de sueño, además de un suministro particularmente bajo de energía. Algunas personas discapacitadas pueden cansarse, no por su condición, sino por el esfuerzo constante por tratar de hacer que su patología pase desapercibida.  Las personas autistas que se adscriben a esta teoría, informan que cuando ya no les queda energía, experimentan colapsos nerviosos o burnout.
La teoría de las cucharas es un modelo conceptual, utilizado con el propósito de ilustrar las dificultades diarias de personas con patologías crónicas, que no necesariamente son visibles, por lo que su situación es difícil de comprender para la gente sana. Dicha analogía explica que aquellos con algún tipo de discapacidad (física y/o mental) se desenvuelven con una cantidad reducida de energía disponible para ejecutar sus tareas cotidianas. Las cucharas representan una unidad intangible para medir la cantidad de energía que la persona tiene a su disposición en un día. Cada actividad "cuesta" un cierto número de cucharas, las cuales sólo podrán ser reemplazadas a medida que la persona las ''recarga'' cuando descanse, o haga otras actividades que no las requieran. Cuando se acaba la cantidad de cucharas diarias, la persona no es capaz de hacer nada más que descansar. 
Uno de los principios de la teoría de las cucharas es que las personas con diversidad funcional, y con enfermedades crónicas (orgánicas o mentales), tienen que planear sus actividades diarias para conservar sus "cucharas," a diferencia de los individuos sanos y/o neurotípicos, que poseen un "suministro ilimitado de cucharas", así que no necesitan preocuparse constantemente de que se les acaben.1 Ya que las personas sanas no sienten el impacto de gastar cucharas para realizar tareas tan mundanas como bañarse y vestirse, es más difícil que dimensionen la cantidad de energía que personas con enfermedades crónicas o discapacitadas necesitan para poder sobrellevar el día a día.2
Aunque el modelo de las cucharas es ampliamente utilizado dentro de las comunidades de personas con discapacidades físicas y/o mentales, este concepto todavía es considerado un neologismo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Butterfly Landing On PointerMonarch Butterfly 2Cute Pink Flying ButterflyCute Pink Flying ButterflyRed ButterflyZebra